En Navidad me embarqué en una obra de titanes, hice seis delantales para los seis chicos de mi familia: mi padre, mis cuatro hermanos y mi marido. Los personalicé con su nombre. A casi todos les encantó y desde luego todos se sorprendieron mucho. El de mi padre llevaba la corona del rey de la casa y dentro su mombre. En la foto original estan los seis muy divertidos riéndose y mirándose unos a otros. (Y las mujeres encantadas, aunque no sé si lo usarán habitualmente)